Historia

"Un grupo de Hermanas acuden prontas a enfrentar este nuevo desafío al que el Señor les llamaba..." 

El mismo año que estalla la Primera Guerra Mundial, surge en Nueva Imperial un nuevo Colegio perteneciente a la Congregación de Hermanas Terceras Franciscanas Misioneras de la Inmaculada Concepción. Respondiendo a una petición del señor Cura Párroco de la ciudad, don Juan Antonio Curto, tras anhelo largamente esperado como lo era conseguir que se creara una Escuela regentada por religiosas franciscanas.

Un grupo de Hermanas acuden prontas a enfrentar este nuevo desafío al que el Señor les llamaba. Un día 19 de marzo de 1914, la naciente comunidad se instala en un edificio gentilmente cedido por los Misioneros Franciscanos:

 

  • Reverenda Madre María del Carmen Fuenzalida Iturriaga
  • Reverenda Madre Lucía de los Dolores (Superiora)
  • Sor Inés de Santa Ana
  • Sor Francisca del Sagrado Corazón de María
  • Sor Jovita de Santa Ana

La Madre María lo consagra a Santa Clara, quien, según ella, tenía un profundo sentido franciscano ya que Santa Clara fue la “plantita espiritual” de San Francisco, es la figura femenina del espíritu franciscano que ella quiere de veras en sus hijas.

Fueron momentos de escasez y peripecias que fue necesario soportar en esta fundación, sin embargo, nuestras hermanas siempre contaron con la ayuda generosa del Padre Curto, quien cooperó desinteresadamente paliando los gastos y dificultades que surgían, colaborando en la dirección de los trabajos, para construir el edificio del Pensionado y en su constante atención en los servicios religiosos dispensados a la Comunidad.

Al iniciarse el proceso de matrícula, la Madre María sigue todo con profunda atención y con gran alegría cuenta que hay un número importante de niñitas mapuches y así la primera matrícula contó con 12 niñitas mapuches. Pasan los años y se establece el estudio de Preparatoria y el Primer Ciclo de Humanidades, siguiendo los Programas oficiales de los Liceos.

Hacia 1924 se comienza la construcción de un edificio de dos pisos, concluyéndose el año 1929 completándose la Enseñanza Primaria (1° a 6°) existiendo, además, los dos cursos de Humanidades.

Año a año la obra sigue creciendo y en el año 1930 se cuenta con una nueva capilla bendecida por el Obispo Prudencio Contardo; además, se construye un nuevo pabellón de salas de clases, se instala luz eléctrica y agua potable, entre otros adelantos.

Entre 1969 y 1972 y con el aumento de matrícula, bajo la Dirección de Hermana Celina Echeverría, se agrega 7° y 8° año Básico, comienza la construcción de un gimnasio y se da apertura a la Misión apostólica en los barrios y hospital de la ciudad en comunión con la Parroquia.

Siguen pasando los años, continúa creciendo esta familia franciscana, se organizan grupos extra escolares (Brigada de Tránsito, Cruz Roja, Conjunto Folclórico, etc.), se termina el gimnasio, se crea Kinder, se forma una Escuela para Padres con reuniones con la presencia de profesionales especialistas quienes dan variados temas referentes al matrimonio, la familia, etc.

Entre los años 1980 y 1984, bajo la responsabilidad de Madre Teresa Sandoval, se concreta un antiguo sueño: la colocación y bendición de la imagen de la Virgen del Camino, a tres kilómetros de la ciudad hacia Temuco.

Con el pasar de los años se ha desplegado una labor de integración Escuela – Comunidad, significando prestigio a Profesores y Alumnos. En el año 1988 asume como Superiora y Directora Hermana María Eufemia Belismelis, quien con la Gracia de Dios y esfuerzo de las religiosas, ha hecho realidad muchos proyectos acariciados con anterioridad, como: contar con una acogedora nueva casa para la Comunidad y en el año 1989 los Alumnos y Alumnas de la ciudad y alrededores pueden acceder a la Enseñanza Media.

En la imagen: Reverenda Madre María del Carmen Fuenzalida Iturriaga.